UN ENCLAVE DE LIBREPENSAMIENTO PARA EL ANÁLISIS DE LA IDEOLOGÍA OLIGÁRQUICA. Ilustración nacional-revolucionaria y políticas de izquierda patriótica. La fundamentación de las alternativas socialistas a la modernidad burguesa. Visitar

CONFIRMADO !!! 11-M FUE AZNAR

Entendemos por indiciarias aquellas pruebas que, sin ser directas como, por ejemplo, una grabación o una confesión, permiten o resultan suficientes para inferir racionalmente, mediante una lógica rigurosa, la culpabilidad de un acusado. Los indicios son hechos probados que operan como premisas de este razonamiento jurídico. Por sí mismos, los indicios no son pruebas directas, pero cuando la justicia dispone de varios indicios sólidos, es decir, de hechos probados, y todos ellos apuntan en la misma dirección; cuando, además, el razonamiento es lógicamente válido, la conclusión tiene el mismo valor inculpatorio que una prueba directa.

NO SON FASCISTAS SINO MERCENARIOS DE LA POTENCIA OCUPANTE

Conviene no olvidar que los propaladores del fraude evoliano en España eran chivatos de las cloacas o miembros activos de Gladio (un ejemplo clásico: Ernesto Milá y compañía), entre los que se cuentan ultracatólicos de la Falange franquista (otro ejemplo clásico: Alberto Royuela y compañía) o de otras organizaciones de ultraderecha (tercer ejemplo clásico: Blas Piñar y compañía). Nada de todo esto ---como deja claro Vincenzo Vinciguerra--- es fascismo, aunque Pablo Iglesias en particular, y los progres y los ultras en general, estén de acuerdo en este punto: unos y otros trabajan para el mismo amo oligárquico.

FASCISMO Y ANTIFASCISMO (Vincenzo Vinciguerra)

Todavía hoy, se tiende en general a establecer una línea de continuidad entre lo que fue el fascismo, como ideología, y el neofascismo postbélico que nunca tuvo ideología alguna.

Nadie ha querido contrastar el fascismo con lo que se ha presentado como su heredero, ese mundo que ha tenido como protagonista al Movimiento Social Italiano y, de grado en grado, todos los grupos a él vinculados y de él dependientes.

Todos, o casi, se han contentado con los símbolos externos (el saludo romano, la camisa negra, el retrato de Benito Mussolini) y las palabras instrumentales de los dirigentes missinos para afirmar la existencia de una línea de continuidad entre el fascismo y el mundo político agrupado en -y en torno al- Movimiento Social Italiano.

Ciertamente, una continuidad existe, pero no es ideológica y, mucho menos, ideal y política. El Movimiento Social Italiano y los grupos afines han encarnado esa clase dirigente del régimen fascista que en el fascismo no han visto nunca una “revolución”, sino solamente un instrumento al servicio de la monarquía saboyana.

ADIÓS, CAMARADAS (Vincenzo Vinciguerra)
Vincenzo Vinciguerra. El último fascista. El único verdadero fascista de la posguerra se despide de los traidores "neofascistas" Gladio que, disfrazados de ranas, chapotean sonrientes en las cloacas de la OTAN. Estos infames energúmenos han dedicado su vida al servicio del "pueblo elegido". La mayoría esperan su recompensa en forma de vida eterna en el paraíso (sin contar los pagos en metálico para acudir con la mayor frecuencia posible al prostíbulo que, para ellos, debe de ser una anticipación de "lo alto"). Desde los tiempos en que asesinaban como sicarios del atlantismo a sus compatriotas (por ejemplo, en la estación de Bolonia) hasta hoy, cuando combaten en Ucrania como mercenarios "neonazis" del judío Zelenski, han usurpado, para mayor jolgorio de la sinagoga, el nombre de fascistas y fascismo (o nazis y nazismo). Carne de cañón de la oligarquía sionista. En España, exiliados italianos que Vinciguerra conoció bien o descendientes ideológicos de Ernesto Milá y su pandilla evoliana. No entiendo, la verdad, por qué motivo les reconoce Vinciguerra el honroso título de "camaradas". Sus verdaderos camaradas cayeron en el frente o fueron fusilados por el maquis comunista.
MARCA HISPÁNICA DESTROZA PANDEMIA DIGITAL @Pandemia_Digital
Después de una reflexión sobre la figura de Pedro Sánchez como personaje al que una ultraderecha pseudo fascista fake se dedica a abonar con sus insultos y calumnias para que pueda ser aceptado como "progresista" por la masa de la población, exploramos los orígenes de esa ultraderecha sionista en el antifascismo del que procede a través de sus ideólogos trotskystas judíos.
LENIN - El criminal genocida que Pablo Iglesias reivindica